Seleccionar página

Al noroeste del majestuoso monte Fuji se encuentra Aokigahara, 213 kw cuadrados de bosque con un follaje tan espeso que se conoce como el mar de árboles. Pero su sombría historia hizo que el bosque fuera un lugar apropiado para la espeluznante película de terror “El Bosque”. Muchos visitantes han elegido este lugar como escenario para sus últimos momentos, entrando sin intención de volver a salir. Estos son algunos de los datos que hay detrás del “bosque de los suicidas” de Japón.

15 datos terroríficos de Aokigahara, el bosque de los suicidas de Japón

1. Aokigahara es uno de los destinos de suicidio más conocidos del mundo.

Las estadísticas sobre las tasas de suicidio en Aokigahara varían, en parte porque el bosque es tan frondoso que algunos cuerpos pueden pasar años sin ser descubiertos o pueden perderse para siempre. Algunas estimaciones afirman que hasta 100 personas al año se quitan la vida allí.

Artículos relacionados  Prefecturas y regiones de Japón

2. Japón tiene una tradición de suicidio ritual.

La muerte autoinfligida no tiene el mismo estigma en Japón que en otros países. La práctica del seppuku -un suicidio honorable de los samuráis– se remonta a la época feudal de Japón. Y aunque la tradición ya no es la norma, “los vestigios de la cultura del seppuku pueden verse hoy en día en la forma en que el suicidio se ve como una forma de asumir la responsabilidad”, dijo al Japan Times Yoshinori Cho, autor de “¿Por qué se suicida la gente?” y director del departamento de psiquiatría de la Universidad de Teikyo en Kawasaki.

3. Japón tiene una alta tasa de suicidios.

La crisis financiera mundial de 2008 y la consiguiente inestabilidad económica parecieron estimular un aumento del 15% de los suicidios en Japón. La incidencia alcanzó su punto máximo en marzo de 2009, el final del año fiscal japonés. En 2011, el director ejecutivo de una línea telefónica de prevención del suicidio declaró al Japan Times que “las personas que llaman citan con mayor frecuencia problemas de salud mental y familiares como motivo para contemplar el suicidio. Pero detrás hay otras cuestiones, como los problemas económicos o la pérdida del trabajo”.

4. El gobierno japonés promulgó estrategias de prevención del suicidio en Aokigahara.

Los planes pretendían reducir las tasas de suicidio de Japón en un 20% en siete años. Parte de estas medidas incluían la colocación de cámaras de seguridad en la entrada de Aokigahara y el aumento de las patrullas. Los consejeros de prevención del suicidio y la policía también han colocado carteles en varios caminos del bosque que ofrecen mensajes como “Piensa cuidadosamente en tus hijos, en tu familia” y “Tu vida es un precioso regalo de tus padres.”

5. Aokigahara es naturalmente un poco espeluznante.

Aokigahara Japón

Imagen del interior del bosque Aokigahara


Los árboles del bosque se retuercen y giran orgánicamente, sus raíces se enroscan en el suelo del bosque en hilos traicioneros. Debido a su ubicación en la base de una montaña, el suelo es irregular, rocoso y está perforado con cientos de cuevas. Pero más inquietante que su complicado terreno es la sensación de quietud; los árboles están demasiado apretados para que los vientos los atraviesen, y la fauna es escasa.
Artículos relacionados  Sitios para visitar en Japón

6. En Japón, la mayoría de la gente se quita la vida ahorcándose.

El segundo método más común es saltar desde un lugar alto, según un estudio de 2004. El gobierno ha aumentado la altura de las barandillas de los puentes y otros escalones en Aokigahara para frenar los intentos de suicidio.

7. Los libros más vendidos popularizaron Aokigahara como destino de suicidio.

La popular novela de 1960 del autor de misterio Seichō Matsumoto, La torre de las olas, presentaba a un protagonista que muere en el bosque, mientras que la controvertida obra de 1993 de Wataru Tsurumi, El manual completo del suicidio, llamaba a Aokigahara “el lugar perfecto para morir”. El manual se ha encontrado entre las posesiones que dejan los visitantes del bosque.

8. El mito del bosque del suicidio puede estar relacionado con el ubasute.

El ubasute es una forma de eutanasia que se traduce aproximadamente como “abandonar a la vieja”. En esta práctica -a la que supuestamente se recurre en épocas de hambruna- la familia reduce el número de bocas que alimentar llevando a un pariente anciano a una montaña o a un entorno igualmente remoto para que muera por deshidratación, inanición o exposición. Muchos sostienen que el ubasute nunca fue una tradición real, sino un producto del folclore, relacionado prototípicamente con el bosque del suicidio.

9. El bosque de los suicidas podría estar embrujado.

Algunos creen que los fantasmas -o yurei- de los abandonados por los ubasute y los espíritus dolientes de los que se quitaron la vida persisten en el bosque. El folclore afirma que son vengativos, que se dedican a atormentar a los visitantes y a atraer a los que están tristes y perdidos fuera de los senderos.

10. En Aokigahara se realizan búsquedas anuales de los fallecidos desde 1970.

Los voluntarios patrullan la zona y recuperan los restos de los fallecidos. La policía y los voluntarios caminan a través del mar de árboles para sacar los cuerpos del bosque y darles el debido entierro. A principios de la década de 2000, se descubrían entre 70 y 100 restos de personas cada año. Más recientemente, el gobierno japonés se ha negado a hacer público el número de cuerpos recuperados en las búsquedas.

Artículos relacionados  Sitios para visitar en Japón

11. Llevar una tienda de campaña a Aokigahara llamará la atención.

Está permitido acampar en la zona, pero la policía considera que los visitantes que llevan tiendas de campaña pueden estar contemplando el suicidio (se cree que los visitantes que se quedan varios días están sopesando su decisión). Las personas de la patrulla de prevención hablarán amablemente con los acampados y les animarán a abandonar el bosque.

12. El bosque del suicidio es tan denso en árboles que algunos visitantes marcan su camino con cinta adhesiva.

Los voluntarios que buscan cadáveres en la zona y los que están pensando en suicidarse suelen marcar su camino atando una cinta de plástico alrededor de los árboles. Este método evita que los buscadores pierdan la orientación después de abandonar los senderos.

13. En Aokigahara, es posible que no se pueda pedir ayuda.

El suelo del bosque es rico en hierro magnético, lo que interrumpe el servicio de telefonía móvil, los sistemas GPS e incluso las brújulas. Si te pierdes, es posible que no puedas informar de tu emergencia, de ahí la cinta de plástico de baja tecnología.

14. No todos los que van al bosque de los suicidas tienen la muerte en mente.

Los residentes locales lamentan la reputación letal que ha adquirido el pacífico bosque. Muchos turistas lo visitan simplemente para contemplar las magníficas vistas del monte Fuji y visitar los puntos más destacados del paisaje natural, como la característica meseta de lava, los árboles de 300 años y la encantadora cueva de hielo de Narusawa.

15. No te salgas del camino en el bosque de los suicidas.

Internet está plagado de imágenes inquietantes del bosque del suicidio, desde efectos personales abandonados entre la maleza hasta huesos humanos. Si te atreves a aventurarte en este legendario lugar, haz lo que sugieren las señales y mantente en el camino.

El bosque de los suicidios en Google Maps

En este mapa interactivo de Google Maps, puedes ver donde está situado el bosque de los suicidios, Aokigahara

Visité el “bosque de los suicidas” en Japón – Vídeo de YouTube