Seleccionar página

No hay que pensar que la belleza de Kioto se limita exclusivamente a su centro. Incluso las zonas suburbanas tienen intensos encantos que ofrecer a todos los viajeros que decidan incluirlas en su recorrido por la ciudad. Debemos mencionar especialmente la zona de la periferia occidental de Kioto conocida como Sagano – Arashiyama.

En realidad, Sagano y Arashiyama son dos zonas muy distintas: Sagano se encuentra al norte del famoso puente Togetsukyo, mientras que Arashiyama es la zona de las montañas, situada cerca de la orilla sur del río Hozu. Sin embargo, es habitual considerar estas dos zonas como un gran distrito.

Fueron los nobles del periodo Heian los que hicieron especialmente famosa esta zona de Kioto. Atraídos por su belleza natural y su clima tranquilo, la eligieron como destino de vacaciones. Y todavía hoy es el lugar preferido por todos aquellos que quieren vivir una estancia relajante en contacto con la naturaleza.

La creciente afluencia de visitantes ha hecho que el distrito de Sagano – Arashiyama sea muy turístico, con tiendas, restaurantes, bares y un ambiente muy animado. Quienes quieran descubrir el lado más puro de estas zonas, el que tanto amaban los nobles del periodo Heian, deben dirigirse al norte del distrito, donde no encontrarán tiendas, restaurantes abarrotados ni hordas de turistas, sino sólo una naturaleza virgen salpicada de llamativos templos.

Qué ver en Sagano – Arashiyama

Puente Togetsukyo

Vistas del puente Togetsukyo con el bosque al fondo

El puente Togetsukyo, símbolo del distrito, se integra perfectamente en el paisaje circundante. Detrás del puente se alzan las montañas con sus frondosos bosques y cerca, justo a la orilla del río, hay un parque con cerezos que florecen en primavera, lo que hace que el paisaje sea romántico y esté lleno de encanto.

Artículos relacionados  Santuario Fushimi Inari Taisha

Bosque o selva de bambú

vistas del bosque de bambu

Vista del bosque de bambú


Cruzar el umbral de este bosque de bambú le hará creer que ha entrado literalmente en otro mundo. De hecho, se encontrará completamente rodeado de cañas de bambú y la luz que se filtra a través de ellas es suave, surrealista, casi de cuento.

Tendrás suerte si encuentras una ligera brisa: con cada movimiento, las cañas de bambú emiten un suave susurro que hace que el ambiente sea, si cabe, aún más fascinante.

Para llegar al bosque de bambú recomiendo tomar la línea JR Sagano y bajarse en la parada saga-arashiyama, desde aquí son 10 minutos a pie, siguiendo las indicaciones

Villa Okochi

Villa Okochi

Villa Okochi


Justo al final del bosque de bambú se encuentra la villa del famoso actor Okochi Denjiro (1896-1962). El interior de la villa no se puede visitar, pero sí es posible pasear por los hermosos jardines y observar los distintos edificios, incluida la casa de té, y las hermosas puertas.

Templo Tenryu-ji

Templo Tenryu-ji

Templo Tenryu-ji


Este es el templo más grande de todo el distrito, y también el más encantador con diferencia. Se fundó en el periodo Muromachi, más concretamente en 1339, y en la actualidad es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. El templo consta de varios edificios, rodeados de hermosos jardines.

Recomendamos comer en el restaurante del templo, Shigetsu, donde se puede probar la cocina (vegetariana) de los monjes zen, llamada shojin ryori y comer uno de los mejores tofu de la ciudad.

Templo Gio-ji

Templo Gio-ji

Templo Gio-ji


Los templos completamente inmersos en el verdor del bosque tienen una ventaja sobre los demás, hay que reconocerlo. Porque desde estos lugares aislados y silenciosos es posible entrar en contacto con la parte más verdadera y profunda de uno mismo, descubriendo esa espiritualidad propia de la cultura japonesa.
Artículos relacionados  10 cosas que ver en Kioto

El templo Gio-ji es precisamente un lugar así, famoso por su jardín de musgo salpicado de arces y los tejados de paja de algunos de sus edificios.

Templo Daikaku-ji

Templo Daikaku-ji


El edificio fue en su día la residencia de un emperador y no se convirtió en un templo budista de la secta Shingon hasta el año 876. El templo es más famoso por su estanque. Es una masa de agua con una circunferencia de 1 km y alberga más de 3000 flores de loto. Alrededor del lago encontrarás cerezos y arces: ¡hay unos 650!

Parque de los monos de Iwatayama

Parque de los monos de Iwatayama

Parque de los monos de Iwatayama


En la zona de la montaña, al sur del puente Togetsukyo, está la entrada al parque. Aquí, en una gran zona abierta, se pueden observar cientos de monos. Imposible que hayas visto un espectáculo así en tu vida, absolutamente increíble. Desde el parque también se puede disfrutar de unas vistas impresionantes de la ciudad.

El parque de los monos está abierto todos los días del año, excepto los días de nieve o cuando la lluvia es especialmente intensa.

Cómo llegar a Sagano – Arashiyama

Al distrito de Sagano – Arashiyama se puede llegar fácilmente en tren, a través de la línea principal JR San’in que va desde la estación central de Kioto hasta la estación de Saga-Arashiyama en sólo 15 minutos.

Desde la estación, continua a pie siguiendo las indicaciones hacia el bosque de bambú.

Quienes estén cerca de la estación de Omiya de Kioto pueden llegar al distrito tomando los trenes de la línea Keifuku, que paran en la estación Arashiyama Keifuku, situada justo en el centro. El viaje dura unos 20 minutos.

Artículos relacionados  Gion, el barrio de Kioto de las geishas

Por otro lado, desde la estación de metro de Karasuma se puede tomar el tren de la línea Hankyu, cambiando en la estación de Katsura a la línea Hankyu hasta Arashiyama. La parada es la estación Hankyu Arashiyama, situada a unos 10 minutos a pie del bosque de bambú. El viaje dura 20 minutos.

También es posible desplazarse en autobús (aunque en este caso recomiendo el tren): las líneas de autobús parten de casi toda la ciudad y ofrecen conexiones directas con Arashiyama (números de autobús 28, 11, 71, 72 y 73).

Mapa de situación

Cuándo ir

Hay ciertas épocas del año en las que la naturaleza en Sagano – Arashiyama ofrece unas vistas realmente espectaculares. Durante los primeros días de abril tiene lugar la famosa floración de los cerezos. Estos árboles, muy comunes en Japón, se visten de flores blancas y ofrecen un espectáculo único.

Hacia mediados de noviembre, el follaje otoñal transforma el paisaje en un lugar encantado y cálido: los árboles se visten de colores cálidos, del marrón al rojo, del amarillo al dorado, y las hojas secas comienzan a caer al suelo.

Estos son los momentos más populares para visitar el barrio. Es cierto que estará abarrotado de turistas, pero, créenos, merece la pena ver estos espectáculos de la naturaleza al menos una vez en la vida.

Esto no significa que durante otros períodos el distrito de Sagano – Arashiyama no tenga nada que ofrecer.

El Hanatoro, por ejemplo, es un evento que tiene lugar durante el mes de diciembre y que consiste en una iluminación muy especial de las calles. Para la ocasión, cientos de farolillos iluminan el barrio y uno se siente como dentro de un cuento de hadas, un lugar que parecerá casi suspendido en el tiempo y el espacio.

Incluso en verano, el distrito es fascinante: en esta época del año es posible observar la antigua técnica japonesa de la pesca con cormoranes.