Seleccionar página

El harakiri (también conocido como seppuku, haraquiri o hara-kiri) es un método de suicidio que consiste en cortarse el abdomen con una espada. Es una costumbre exclusivamente japonesa que era practicada principalmente por los samuráis. A principios de la época moderna llegó a utilizarse como método de pena capital, además de como forma de suicidio ritual. Se cree que el samurái de finales del periodo Heian, Minamoto no Tametomo (1139 – 1177) fue el primero en cometer seppuku. La práctica se impuso a medida que las costumbres samuráis y el bushido (el código de los samuráis) se difundieron por toda la cultura japonesa durante el periodo Kamakura y se cree que se practicó desde la Edad Media hasta principios del periodo moderno.

Salvo algunas excepciones, el examen de los ejemplos del periodo moderno temprano muestra que el harakiri se limitaba a servir como medio de suicidio para evitar ser decapitado tras ser capturado por el enemigo. No era el caso de cometer harakiri inmediatamente después de ser derrotado en la batalla, ya que había muchos samuráis que pasaban a la clandestinidad (escapaban y vivían bajo una identidad falsa) y planeaban un regreso. Un acto heroico del harakiri se asocia a una cierta reverencia, pero el harakiri en sí no era más que un acto de suicidio y no se consideraba especialmente honorable.

Todos los samuráis que se enfrentaban a la ejecución eran decapitados e incluso los de alto estatus eran decapitados o asesinados tras su encarcelamiento si eran capturados por un enemigo. Sin embargo, se cree que el significado del harakiri cambió gradualmente después de que Hideyoshi Toyotomi uniera la nación, con individuos como Hidetsugu Toyotimi y Sen no Rikyu a los que se les ordenó cometer harakiri como forma de castigo. Por otro lado, los comandantes de los ejércitos derrotados en la Batalla de Sekigahara y el Sitio de Osaka fueron todos decapitados, mientras que los considerados yoriki (sargentos de la policía) de la facción Toyotomi, como Shigenari Furuta y Okiaki Hosokawa, fueron obligados a cometer harakiri.

Los ejemplos posteriores, extremadamente raros, como los de los daimyo, incluido Naganori Asano, que cometieron harakiri después de que se les confiscaran sus dominios, son especialmente dignos de atención. Una teoría muy repetida sobre la razón por la que el harakiri se convirtió en una costumbre establecida es que se basa en la “antigua creencia anatómica de que el alma y el amor de una persona residen en el abdomen”, como afirma Inazo Nitobe en “Bushido: The Soul of Japan” (1900), que afirma que el acto heroico de destripamiento era un método de suicidio adecuado para el código del bushido.

Artículos relacionados  Periodo Showa (1926 a 1989) en Japón

Motivos para cometer harakiki

Los motivos para cometer harakiri incluían el oibara (seguir al maestro hasta la muerte), el tsumebara (verse obligado a cometer harakiri como resultado de la responsabilidad o el deber profesional) y el munenbara (suicidio por mortificación), así como el cometido por comandantes de ejércitos derrotados para evitar la desgracia de la captura por parte de sus enemigos, y por comandantes de ejércitos asediados para que se les perdonara la vida a los miembros de su familia y a los soldados de la guarnición del castillo. También hubo casos en los que se ordenó a individuos que actuaron de forma deshonrosa durante la batalla (atacando de forma preventiva) que cometieran harakiri como castigo.

Ieyasu Tokugawa impuso una ley militar especialmente estricta que establecía que toda la familia y todos los criados de quien atacara preventivamente serían obligados a suicidarse. Después de que Mishima Geki Nyudo siguiera a la muerte a Yoriyuki Hosokawa, el kanrei del periodo Muromachi, se inició la costumbre de cometer harakiri en tiempos de paz tras la muerte de su señor por causas naturales. A principios del periodo Edo, la práctica se hizo popular debido al aumento de la reputación de los criados que seguían a Tadayoshi Matsudaira y Hideyasu Yuki. Esta costumbre continuó hasta que fue prohibida en junio de 1665.

Clasificaciones del acto del harakiri

ritual seppuku

Escena del ritual seppuku (harakiri), con los asistentes


Los registros históricos del Meiryo-kohan, establecidos en 1684, clasifican estos actos de harakirien tres categorías: gibara (surgido de la verdadera devoción al propio maestro), ronbara (para ajustarse a las acciones de los compañeros) y akinaibara (para lograr la proliferación y el avance de la propia descendencia).
Artículos relacionados  Historia de Japón

SeppukuSe considera que las mejores formas de cometer harakiri son el ichimonji-bara (destripamiento en una sola línea), en el que se realiza un único corte a través del abdomen, y el jumonji-bara (destripamiento transversal), en el que se realiza un único corte a través del abdomen seguido de un segundo corte vertical desde la boca del estómago hasta debajo del ombligo. Se cree que a menudo se cortaba la garganta para provocar una muerte rápida. Más tarde se estableció que el papel de kaishaku (asistente de suicidio) serviría para decapitar a quien ha cometido harakiri.

Desde principios de la Edad Moderna, el harakiri se utilizaba no sólo como método de suicidio, sino también como pena capital, y en estos casos el permiso para morir era concedido por el señor para poder expiar la mala conducta, lo que hizo que el harakiri se considerara una forma honorable de morir (en contraste con la decapitación y la crucifixión, que se consideraban castigos deshonrosos impropios de los miembros de la clase samurái). El harakiri como método de castigo fue abolido en 1873, y desde entonces la pena capital en Japón es la horca.

Los ejemplos de harakiri como método de suicidio tras el periodo Meiji pueden verse entre los soldados y los miembros de la derecha. Ejemplos bien conocidos son el harakiri en grupo de Daitojuku juyonshi (14 miembros de la Gran Escuela del Este) cometido según la tradición en el Parque Yoyogi de Tokio el 25 de agosto de 1945 y el harakiri del escritor Yukio Mishima el 25 de noviembre de 1970 cometido tras un discurso pronunciado en el Campamento de Ichigaya de las Fuerzas de Autodefensa de Tierra de Japón.

A principios de la época moderna, el harakiri se estableció como un método de pena capital para los miembros de la clase samurái, y ciertos rituales llegaron a rodear la práctica. El individuo que comete el harakiri (seppuku) se llama “seppukunin”. El individuo que sirve para decapitar al seppukunin y presentar la cabeza cortada al forense se llama ‘kaishakunin’. La muerte sólo por corte de abdomen requiere un largo periodo de tiempo, durante el cual el seppukunin tendría que soportar una terrible agonía, por lo que era práctica habitual que el kaishakunin cumpliera con su deber tan pronto como se hubiera cometido el seppuku.

Artículos relacionados  Periodo Heian (794 a 1185 dC) en Japón

Ritual del harakiri

Durante el periodo Edo, el harakiri se estableció como un ritual complicado y refinado en el que había asistentes de kaishaku. Existen varias teorías sobre cuándo se estableció el procedimiento del harakiri, pero la más destacada afirma que fue a principios del siglo XVIII. Normalmente había dos o tres individuos que ejercían de kaishakunin. En el caso de que hubiera tres kaishakunin, el ‘kaishaku’ (también llamado ‘daikaishakunin’) se encargaría de cortar la cabeza, el ‘tenkaishaku’ (también llamado ‘jokaishaku’) serviría para traer el shiho (un soporte de ofrendas sanbo sintoísta con cuatro agujeros) en el que se coloca el tanto (cuchillo), y el ‘shokaishaku’ presentaría la cabeza cortada para su inspección.

A mediados del periodo Edo, el harakirien sí mismo se convirtió en una formalidad en la que no era una espada corta sino un abanico el que se colocaba en el shiho, y se convirtió en una práctica habitual que el kaishakunin decapitara al seppukunin en el momento en que éste alcanzaba el abanico (ogi-bara, sensu-bara). Con la excepción de varios individuos con un estatus relativamente alto, como Kuranosuke Oishi, los famosos Cuarenta y siete Ronin utilizaban un abanico o una espada de madera. Sin embargo, aunque no en todos los casos, consta que la forma original de harakiri se recuperó a finales del periodo Edo.

El seppuku de los samuráis de alto rango, incluidos los daimyo, se cometía en la propiedad del azukarinin (garante), mientras que el acto se realizaba en el jardín del azukarinin en el caso de los samuráis de menor rango, y en la cárcel para los de estatus aún más bajo. Los soldados de a pie (que no eran considerados guerreros) y los plebeyos no podían cometer seppuku. Según la antigua tradición, el seppuku se cometía en un templo budista y posteriormente pasó a realizarse en la casa o el jardín del azukarinin.