Seleccionar página

Los Kamados son una forma tradicional de cocinar que se ha vuelto cada vez más popular en los últimos años. Estos hornos cerámicos, que vienen en diferentes tamaños y diseños, permiten a los cocineros controlar la temperatura con precisión para cocinar una amplia variedad de alimentos de manera perfecta.

kamado color rojo

Qué es un kamado

El Kamado es un horno tradicional de origen japonés y chino hecho de arcilla o cerámica. Se ha utilizado durante siglos ambas cocinas para cocinar una variedad de alimentos, desde carnes y pescados hasta vegetales y arroz. Estos hornos son conocidos por su capacidad para mantener una temperatura constante durante largos períodos de tiempo, lo que permite una cocción lenta y uniforme de los alimentos.

El Kamado es una herramienta esencial en la cocina japonesa, especialmente en el arte culinario del Yakitori, donde se cocina el pollo a la parrilla con una técnica de cocción lenta, logrando una carne suave y sabrosa con una capa exterior crujiente.

La cocción en un Kamado es un arte, requiere paciencia y habilidad para controlar la temperatura y el humo, pero el resultado final es una comida deliciosa y única. Es especialmente adecuado para cocinar carnes, ya que el humo y el calor lento ayudan a sellar los jugos dentro de la carne, dándole un sabor y una textura incomparable.

Es importante mencionar que el Kamado no solo se utiliza en Japón, también se utiliza en otras partes del mundo, especialmente en China, donde se conoce como “Huōguō” o “Wok de leña” y se utiliza para cocinar platos tradicionales como el Peking Duck y el Kung Pao Chicken.

Cocinar con kamado frente a la barbacoa tradicional

Los Kamados son conocidos por su capacidad de retener calor y aromas debido a su cerámica refractaria o barro cocido. Este material permite que la pieza se enriquezca con cada cocción, lo que se conoce como “curado”. Con esta técnica se puede ahumar tanto en frío como en caliente. Enciender un Kamado es muy sencillo, solo se necesita un fósforo y una hoja de papel impregnado en aceite para activar el carbón en pocos minutos. Con solo un par de kilos de carbón de quebracho blanco en un Kamado de 21″, se puede mantener una cocción lenta de ocho horas. Estas bajas temperaturas hacen que las carnes sean tiernas y jugosas, y los vegetales se cocinen con mínima pérdida de propiedades. El resultado es un alimento con más sabor y nutrientes, y un bajo consumo.

Artículos relacionados  Wagyū, qué es y características de la mejor carne del mundo

La principal ventaja de los Kamados es que combinan las ventajas de diferentes tipos de cocinas. Con ellos se puede cocinar asado, horneado, cocción, ahumado, Wok, entre otras, y su consumo es muy bajo, además de emitir poco humo. Son fáciles de limpiar, seguros, duraderos y con un bonito diseño. Sus materiales también permiten generar altas temperaturas, como las necesarias para preparar pizzas napolitanas en un par de minutos.

En comparación con una barbacoa tradicional, cocinar con un Kamado permite cocinar a bajas temperaturas, lo que hace que las carnes sean más tiernas y jugosas, y permite cocinar con un bajo consumo. Además, los Kamados son más versátiles y permiten cocinar diferentes tipos de alimentos de diferentes maneras. En cuanto a la seguridad, también son superiores a las barbacoas tradicionales

Porqué son más seguros los Kamados que las barbacoas tradicionales

Los Kamados son más seguros que las barbacoas tradicionales debido a las siguientes razones:

  • Aislamiento térmico: La cerámica refractaria o el barro cocido que se utiliza para construir los Kamados proporciona un excelente aislamiento térmico, lo que significa que la superficie exterior del Kamado permanece fría incluso cuando se cocina a altas temperaturas. Esto significa que es menos probable que se produzcan quemaduras accidentales al tocar el Kamado.
  • Fácil de controlar la temperatura: Vienen con un sistema de control de aire que permite ajustar la cantidad de aire que entra en el Kamado, lo que a su vez permite controlar la temperatura. Esto dificulta la comida se queme o que el fuego se salga de control.
  • Limpieza: los Kamados son fáciles de limpiar, ya que la ceniza y los residuos se pueden eliminar fácilmente. Es improbable que se produzcan incendios accidentales debido a la acumulación de ceniza o residuos.
  • Diseño: el diseño ovalado de los Kamados hace que sea más difícil que las llamas salgan de control. Es menos probable que el fuego se extienda fuera de la zona de cocción.

Materiales del Kamado: del barro al acero inoxidable

El Kamado original, es un horno tradicional japonés hecho de arcilla cocida. La arcilla cocida es un excelente aislante térmico, lo que permite que el Kamado mantenga una temperatura constante durante horas.

Sin embargo, el uso exclusivo de arcilla tiene sus limitaciones. La arcilla es frágil y se puede romper fácilmente, además de ser propenso a agrietarse y sufrir deformaciones debido a las variaciones de humedad y temperatura.

Las cocinas Kamado modernas están hechas con una variedad de materiales, incluyendo cerámica resistente al calor, materiales refractarios, acero con aislamiento y terracota tradicional. Sin embargo, la arena refractaria es el material más popular. Los revestimientos exteriores también varían, desde el esmalte de cerámica brillante hasta la pintura, la textura de estuco o las baldosas de cerámica. Los materiales cerámicos y refractarios modernos tienen una serie de propiedades, incluyendo una mayor resistencia a las grietas, que es un problema común en las cocinas japonesas de barro cocido.

Artículos relacionados  Kanji: Qué es, clasificación y los más útiles

La estructura interna de las cocinas Kamado incluye un recipiente de cerámica, acero esmaltado o acero inoxidable para sostener el carbón de leña. También cuenta con un conducto de aire en la parte inferior para proporcionar aire al carbón y un orificio de ventilación en la tapa para permitir la salida del aire. La tapa y la base están selladas con fieltro o fibra de vidrio. La temperatura se controla mediante el ajuste de estos orificios de ventilación. Existen varias rejillas colgando sobre el fuego para cocinar los alimentos. En la mayoría de las cocinas Kamado, la tapa tiene un agujero para insertar el termómetro.

Los kamados de alta gama cuentan con varias capas de aislamiento para crear condiciones de cocción con bajo flujo de aire y son auto-apertura. También se pueden instalar controles de temperatura digitales para regular las temperaturas y utilizar un pequeño ventilador para controlar el flujo de aire.

Historia y orígenes del Kamado

La historia del Kamado se remonta a tiempos ancestrales, con sus raíces en la cocina tradicional japonesa y china. Los seres humanos han utilizado vasos de arcilla para cocinar alimentos durante muchos miles de años. En todos los continentes se pueden encontrar ollas de barro, algunos de los primeros fechados por los arqueólogos, de más de 3000 años de antigüedad, se encontraron en China.

En Japón, el mushikamado, un dispositivo diseñado para el arroz vaporizado y utilizado por las familias japonesas para ocasiones ceremoniales, era una olla de barro redonda con una tapa de barro con forma de cúpula desmontable y por lo general se encontraba en Japón y el sur de China. Con el tiempo, estos hornos se convirtieron en una parte esencial de la vida cotidiana en Japón y se convirtieron en una herramienta culinaria valiosa. Los campesinos japoneses comenzaron a utilizar estos hornos para cocinar carne y pescado, y así surgieron las primeras formas de Yakitori y Yakiniku.

En el siglo XIX, los hornos de arcilla dieron paso a los hornos de cerámica, que eran más resistentes y se podían utilizar durante más tiempo. Los hornos de cerámica se conocían como “Kamado” y se convirtieron en una herramienta culinaria esencial en Japón. El Kamado de cerámica se diferenciaba de los hornos de arcilla de varias maneras. Era más pesado y resistente, lo que permitía cocinar durante más tiempo. Además, tenía una chimenea en la parte superior que permitía controlar la ventilación y así regular la temperatura.

Artículos relacionados  Oyakodon, receta japonesa en un tazón de arroz con huevo y pollo

El Kamado en la actualidad

En la actualidad, el Kamado sigue siendo una herramienta culinaria valiosa en Japón y en otras partes del mundo. Se ha vuelto popular en los últimos años gracias a su capacidad para cocinar alimentos con una técnica de cocción lenta y uniforme. El Kamado se utiliza en la cocina japonesa para cocinar platos tradicionales como el Yakitori, el Takoyaki y el Okonomiyaki, así como en la cocina china, donde se conoce como “Huōguō” o “Wok de leña” y se utiliza para cocinar platos tradicionales como el Pato Pekín y el Pollo Kung Pao.

Además de su uso en la cocina tradicional, el Kamado también ha ganado popularidad en la cocina moderna debido a su versatilidad. Se puede utilizar para cocinar a la parrilla, a la brasa, para cocinar al horno, asar, ahumar y incluso para cocinar pizza. Esta versatilidad lo convierte en una herramienta atractiva para cocineros profesionales y aficionados.

El Kamado también ha evolucionado en términos de diseño y materiales. Ahora se pueden encontrar Kamados hechos de acero inoxidable, aluminio y cerámica refractaria, lo que los hace más resistentes y fáciles de limpiar. Podemos encontrar Kamados con características avanzadas, como termómetros incorporados y sistemas de control de temperatura, que permiten un mayor control y precisión en la cocción.

Materiales de combustión usados en los Kamados

Los Kamado son una herramienta culinaria de barro tradicional que se ha utilizado durante siglos para cocinar alimentos de manera lenta y uniforme. Originalmente, estos hornos se alimentaban con carbón de leña, lo que proporciona un sabor único y característico a los alimentos cocidos en él. El humo del carbón se infiltra en los alimentos durante la cocción, lo que les da un sabor ahumado único. Sin embargo, el carbón de leña no es el único combustible que se puede utilizar en los Kamado. En la actualidad, también se pueden encontrar Kamado que utilizan otros combustibles, como gas propano o butano, para cocinar. Estos Kamado vienen equipados con un quemador de gas y un sistema de control de temperatura, lo que permite un mayor control y precisión en la cocción. Aunque estos Kamado no proporcionan el mismo sabor ahumado que el carbón de leña, ofrecen una mayor comodidad y rapidez en la cocción. Además de carbón de leña, también se pueden usar briquetas, aunque estas pueden contener aditivos que afectan el sabor de los alimentos. Es posible adicionar maderas o astillas de árboles frutales o de variedades libres de tanino y resinas, para así poder ahumar o aromatizar a las carnes, pescados o comidas. También se pueden tirar ajos, cebollas o aromáticas como laurel romero para añadir sabor y aroma a los alimentos cocidos en el Kamado.