Seleccionar página

La noche del 31 de diciembre en Japón es todo emoción, fiestas con amigos, fuegos artificiales y… mucho más. Junto a estas formas de celebrar la Nochevieja, en el País del Sol Naciente siguen existiendo tradiciones evocadoras, transmitidas de generación en generación.

Hatsumode: ir al templo

La ceremonia más importante es la del hatsumode, es decir, la visita a un lugar sagrado el primer día del año; los japoneses pueden visitar un templo o un santuario a lo largo del día 1 de enero (el día de Año Nuevo en Japón se llama o-shogatsu, お正月), pero la mayoría prefiere esperar hasta la medianoche del día 31 en un templo o santuario y asistir a la solemne ceremonia de las 108 campanadas (joya-no-kane).

Según la tradición budista, nuestra alma está afligida por 108 pecados y, con el mismo número de campanadas, puede purificarse y así comenzar el Año Nuevo como es debido.

Una vez terminada la ceremonia de las 108 campanadas, los fieles rezan en la sala principal de los templos y, en una larga procesión, se acercan al altar mayor para elevar plegarias por la felicidad y la salud; en las demás salas, la gente lleva sus viejos amuletos de la suerte y compra otros nuevos.

Dónde celebrar el Año Nuevo en Japón

En Tokio

Prácticamente todos los templos budistas y santuarios sintoístas de Tokio son una atracción a la que no pueden resistirse multitudes de fieles. Si quiere presenciar uno de los rituales más concurridos, le recomiendo sin duda el santuario Meiji-jingu, a un tiro de piedra de la estación JR Harajuku.

Artículos relacionados  Día de la Madre en Japón

Otras alternativas son el templo Senso-ji en Asakusa o el santuario Yushima Tenjin, a dos minutos de la estación de Yushima en la línea Chiyoda.

En Kioto

Si quieres pasar una Nochevieja tranquila “al estilo tradicional”, ve a Kioto, un destino que recomendamos para vivir una Nochevieja fuera de lo común: una experiencia que deja una huella indeleble para toda la vida por la autenticidad del ambiente y el calor de la población que participa con patriotismo y reverencia en el antiguo rito religioso, en la noche que es sinónimo de transgresión y frenesí desenfrenado en todo el mundo.

En esta noche mágica, olvídate de los ríos de alcohol, de las fiestas en las plazas y de la confusión a la que estamos acostumbrados en Nochevieja: ponte un kimono y déjate envolver por la atmósfera de recogimiento que impregna toda la ciudad y, en particular, transforma la calle comercial frenética por excelencia, Shijo Dori, en el camino amortiguado e íntimo que conduce al santuario de Yasaka.

A las 15 horas del 31 de diciembre, el santuario de Yasaka ofrece una ceremonia de purificación inicial, y a medianoche se celebra el esperado ritual de las 108 campanadas.

La costumbre es que los fieles se acerquen a la fuente de fuego sagrado con una cuerda para recoger una llama y llevársela a casa: el gesto sirve tanto de buen augurio como para iniciar la cocción de la típica sopa zōni.

La ceremonia de las 108 campanadas también se celebra en el cercano templo Chion-in, pero si se quiere evitar demasiadas multitudes, recomiendo el santuario Fushimi Inari Taisha.

Si prefieres destinos secundarios, te recomiendo el templo de Kurodani, con sus colinas, y, a 5 km de Kioto, el templo de Shinyodo, donde los monjes acostumbran a ofrecer una cálida y agradable taza de té.

Artículos relacionados  Celebraciones japonesas

Hatsuhinode: la primera aurora del año

skytree de Tokio

Disfruta de las vistas subiendo al Skytree de Tokio en año nuevo


Según la tradición, la noche continúa de forma sobria: los japoneses conversan con amigos y familiares mientras esperan el primer amanecer del año, que se admira preferentemente desde una colina o una montaña (ritual hatsu-hinode).

Si estás en Tokio, las vistas más impresionantes se pueden disfrutar desde las colinas de Roppongi, el Tokyo Sky Tree, la Torre de Tokio y un punto estratégico puede ser también Odaiba, la Bahía de Tokio.

Si prefieres salirte de los caminos trillados, te señalo que en el monte Takao (a una hora de tren de Tokio) puedes combinar el rito religioso en el hermoso templo de la montaña con el del hatsuhinode.

Si te encuentras en Kioto, las colinas que rodean la ciudad son espectaculares miradores del nuevo amanecer, al igual que el templo de la colina Kurodani.

Tradiciones del Año Nuevo japonés

Para las familias japonesas que deciden esperar la llegada del Año Nuevo en casa, una cita obligada es ver el Kōhaku Uta Gassen de la NHK, un espectáculo musical que se emite desde los años 50 y en el que los cantantes (desde las estrellas del momento hasta los defensores de la música popular) compiten por equipos (las mujeres de rojo y los hombres de blanco); dentro o fuera, no faltan los platos considerados auspiciosos.

Además de la sopa zōni, hay que desearse lo mejor comiendo soba, a medio camino entre los fideos y los tallarines, que simbolizan la larga vida por su forma; además, al requerir poca masticación, invitan a no amargarse demasiado con los bocados amargos de la vida, sino a tragar rápidamente y seguir adelante cuanto antes.

Artículos relacionados  Día de la Madre en Japón

Nochevieja occidental

torre de tokio noche

Torre de Tokio por la noche

Para los que quieran celebrarlo en discotecas al estilo occidental, con cuentas atrás y vino espumoso a medianoche, Tokio no defrauda: en Shibuya miles de personas se reúnen en las calles para brindar por el Año Nuevo y lo mismo en Shinjuku, siendo ambos distritos los más populares de la ciudad.

A continuación, el cielo de medianoche se ilumina para los fuegos artificiales, lo que hace aún más emocionante el comienzo del Año Nuevo.

Tokio, a diferencia de Kioto, ha combinado la tradición con eventos mucho más comerciales y consumistas que hacen que la Nochevieja sea festiva y animada, no muy diferente a lo que se puede vivir en el resto del mundo.

Uno de los acontecimientos más esperados es el hermoso espectáculo de fuegos artificiales que la ciudad ofrece para recibir el Año Nuevo: desde la espléndida Torre de Tokio (magistralmente iluminada, para dejarte sin palabras), así como desde el Museo Nacional de Tokio, el Shiodome, las Colinas de Roppongi o el ultramoderno Skytree, puedes quedarte con la nariz en alto y contemplar los fuegos artificiales.