Seleccionar página

En todos los rincones de Japón es posible entrar en lugares llenos de encanto. Sin embargo, hay algunos que, más que otros, son capaces de llegar directamente al corazón y dejarnos con la boca abierta. Un ejemplo por encima de todos es el santuario sintoísta de Fushimi Inari, dedicado al dios Inari del arroz y la agricultura.

En la actualidad, Inari también se considera el dios patrón del comercio. Piensa que hay miles y miles de santuarios sintoístas dedicados a este dios en todo Japón, pero el de Fushimi es sin duda el más visitado y querido por los fieles. Debe haber una razón… vamos a descubrirla juntos.

Los torii y caminos del santuario

Lo que hace que el santuario sea un éxito no es sólo la belleza de los edificios, sino también, y quizás sobre todo, los caminos que discurren bajo cientos de portales (o puertas) sagrados, más conocidos como torii. Todos los portales rojos del santuario han sido donados por los fieles y los más curiosos pueden incluso descubrir la fecha de la donación y el nombre del donante, impresos de hecho en la parte posterior del portal (en japonés).

Pasar por debajo de los torii es una experiencia realmente evocadora: los caminos se convierten en lugares protegidos, donde el cielo y el entorno se vuelven lejanos, prácticamente invisibles, y donde es posible sentirse a solas con uno mismo, recogerse, rezar (para los que son creyentes), dejar la mente libre. Es casi como estar en otro planeta y sientes toda la espiritualidad que desprende este lugar.

Artículos relacionados  10 cosas que ver en Kioto

Los senderos están situados en las colinas y permiten alcanzar la cumbre, que se encuentra a 233 metros sobre el nivel del mar. No es un paseo fácil: se tarda unas dos horas en llegar a la cima de la colina. No obstante, es importante recordar que no existen reglas precisas para recorrer estos caminos y que, por lo tanto, es posible dar marcha atrás en cualquier momento. A menudo los caminos se interrumpen y es posible encontrar puestos de venta de objetos sagrados o piedras en las que detenerse y descansar.

Encontrarás algunas estatuas que representan al zorro: es un animal sagrado para los japoneses y se le considera el mensajero del dios Inari. En algunas representaciones, los zorros sostienen una llave en sus mandíbulas: es la llave del granero.

Cuándo visitar el santuario

El santuario no tiene días de cierre, por lo que se puede visitar en cualquier momento del año. La presencia de una densa vegetación que proporciona sombra durante todo el día permite visitar el santuario incluso en verano sin ninguna dificultad.

El santuario también está abierto al atardecer y, cuando se pone el sol, encontrarás faroles y linternas que iluminan los caminos: es una experiencia muy sugestiva, pero de todos modos es mejor intentar llegar un poco antes de la puesta de sol, para disfrutar de la belleza del panorama que, de otro modo, podría ser un poco difícil de disfrutar adecuadamente.

Nochevieja y otras festividades en Fushimi Inari

Hay ciertas fechas en las que el santuario cobra vida para celebrar acontecimientos especiales. En los primeros días de enero, durante el hatsumode, los fieles suelen visitar el santuario para rezar: se espera así que la buena fortuna llegue para mejorar el nuevo año.

Artículos relacionados  Gion, el barrio de Kioto de las geishas

El 8 de abril también es un día importante: se celebra el festival Sangyō-sai, durante el cual los fieles hacen ofrendas al dios Inari y bailan con la esperanza de garantizar la prosperidad de la economía del país, basada en el arroz y el comercio.

Por último, me gustaría recordarles que la entrada es gratuita, incluso durante estos eventos especiales.

Cómo llegar al Santuario de Fushimi Inari

El santuario de Fushimi Inari se encuentra a las afueras de la ciudad de Kioto y llegar a él es realmente muy fácil.
La mejor manera de llegar al santuario es en tren. De hecho, está a pocos metros de la estación JR Inari, a la que se puede llegar fácilmente desde la estación central de Kioto con un tren de la línea JR Nara en sólo 5 minutos.

También se puede llegar al santuario en autobús con la línea 5. La parada es Keisatu-gakkomae. Desde la parada hasta el santuario hay unos 5 minutos a pie.

Mapa de situación del santuario Fushimi Inari-taisha

Algunas curiosidades

Los fieles acostumbran a comprar un pequeño torii durante su visita al santuario en el que escribir una oración o un simple deseo. El torii se cuelga entonces en la entrada del santuario con la esperanza de que el dios Inari conceda el deseo. Sin embargo, no hay nada que impida a la gente comprar esta pequeña puerta sagrada para llevársela a casa como recuerdo.

Hay muchos restaurantes a lo largo de los senderos. Aquí podrá disfrutar de verdaderos manjares como, por ejemplo, el Kitsune-udon. El nombre de este plato, fox udon, proviene del hecho de que éste sería el plato favorito de los mensajeros del dios Inari: udon en caldo enriquecido con trozos de tofu frito. Es una delicia que no puede dejar de probar.

Artículos relacionados  Distrito Sagano - Arashiyama

Por último, me gustaría recordaros que si habéis visto la famosa película “Memorias de una Geisha”, seguro que reconoceréis algunos de los escenarios durante la visita. De hecho, el santuario aparece en la película.

Video del Fushimi Inari-taisha